Suissa, un model polìtic per Espanya?

El edificio del Parlamento en Berna, sede de la Cámara de Representantes, del Senado y del gobierno federal
Pie de foto: El edificio del Parlamento en Berna, sede de la Cámara de Representantes, del Senado y del gobierno federal (swissinfo)

- En el comienzo…

En el comienzo…

Las estructuras políticas de Suiza remontan a la primera Constitución federal de 1848.

Sin embargo, las raíces se extienden hasta 1291, cuando, según la leyenda, los campesinos de la Suiza central se comprometieron a crear una alianza eterna que unió a Uri, Schwyz y Unterwalden, los tres primeros cantones.

El objetivo inicial del pacto era afirmar una libertad que estaba limitada por la detestada hegemonía de los Habsburgo. La frágil alianza creció hasta llegar a incluir 13 cantones en 1513.

La defensa colectiva de la independencia de los campesinos de sus amos feudales había representado una primera etapa. El paso siguiente fue la expansión. El sometimiento de territorios contiguos se prolongó hasta cuando los gobernantes de Europa obligaron a poner un alto.

Los historiadores ven en la derrota suiza de 1515, en la Batalla de Marignano (norte de Italia), la culminación de las aspiraciones o logros territoriales de los suizos. Este período marca el principio de la neutralidad suiza de facto, posteriormente suscrita por las grandes potencias en el Congreso de Viena, en 1815.

Antes, la Reforma y la Contrarreforma habían avanzado a través del país conduciendo en última instancia a una breve guerra civil en 1847. Aquel conflicto entre siete cantones católico-conservadores y casi una docena de cantones protestantes-liberales incluyó áreas urbanas y zonas donde la ocupación napoleónica –a principios del siglo XIX- había desatado reformas democráticas.

top

Estado Federal

En el año de 1848 se crea el Estado Federal, con una nueva constitución y un parlamento federales. Se dan también los primeros pasos hacia una medida de centralización.

Los fundadores del nuevo Estado no habían olvidado las lecciones de la ‘Sonderbund’ o guerra civil.

La unidad nacional dependía del Estado, responsable de integrar todos los diversos elementos políticos, lingüísticos, étnicos y religiosos que existían en la minúscula zona de Europa ocupada por Suiza. Se consideró entonces que el federalismo era la única estructura que podía permitir gobernar un país tan diverso.

Allí donde hay federalismo también hay subsidiaridad. Esto significa que las decisione
s políticas siempre son tomadas en el nivel más fundamental posible; sea éste federal, cantonal o comunal.

Incluso si la Constitución de 1848 fue revisada en 1874 y substituida por una nueva en el año 2000, la autonomía fundamental de los cantones sigue siendo sagrada.

Suiza tiene ahora 26 cantones y medio cantones, cada uno con su propia constitución (aprobadas por el parlamento federal). El cantón más joven, el Jura, fue admitido en la Confederación por un plebiscito nacional, en 1979.

Los cantones pueden aumentar los impuestos y producir sus propias leyes siempre y cuando sean conformes con la legislación federal. También eligen sus propios gobiernos y parlamentos. Cerca de una quinta parte de las casi 3.000 autoridades locales (comunales) tienen su propio parlamento y adoptan leyes locales que se refieren tanto a asuntos como las vías, la construcción de edificios escolares, el agua y los precios de la energía, como a los reglamentos de estacionamiento.

top

Poderes del gobierno

Los poderes del gobierno federal están firmemente establecidos en la Constitución. Incluyen la defensa y la seguridad interna, la política exterior, las relaciones diplomáticas, las aduanas, correos, teléfonos y comunicaciones ferroviarias.

A pesar de que ha habido un cierto grado de liberalización en los sectores del transporte y las telecomunicaciones, las empresas públicas aludidas han conservado grandes partes del mercado. Las autoridades federales regulan también la caza y la pesca. La ley federal también predomina en materia de seguridad social nacional obligatoria y en los sistemas de seguro de invalidez.

El sector de la energía, en particular de la energía nuclear, sigue siendo fuertemente reglamentado y, hasta ahora, las tentativas de liberalizarlo han fracasado.Suiza ha ratificado la Convención Europea de los Derechos Humanos.

Cuando el Estado federal suizo fue fundado en 1848, el país era una democracia con un fondo republicano dentro de un mar de monarquías.

Pronto el joven Estado se convirtió en lugar de refugio para radicales y revolucionarios. Lenín vivió en Suiza durante la Primera Guerra Mundial y, desde su exilio en Zúrich, realizó su prometido viaje para crear la Unión Soviética.

Dentro de Suiza, la Constitución de 1848 creó derechos civiles de un gran alcance que dieron a los ciudadanos una influencia real en la política.

top

Consejo Federal

El poder ejecutivo reside en el gabinete de siete miembros o Consejo Federal. Sus miembros son elegidos, reelegidos o –muy raras veces- destituidos por el Parlamento Federal, en Berna.

Las elecciones de una nueva legislatura tienen lugar cada cuatro años y no es extraño que un miembro del gobierno federal (Consejero Federal) pueda permanecer en su función durante diez o más años, aunque la mayor parte de las carteras ministeriales cambien durante ese tiempo.

En teoría cualquier suizo puede llegar a ser Consejero Federal. En la práctica, la única posibilidad de lograrlo es la de ser miembro de uno de los cuatro partidos representados en el gobierno federal desde la Segunda Guerra Mundial.

En 1959 un reajuste ministerial dio origen a lo que se ha llamado la ‘Fórmula Mágica: 2-2-2-1’. Esto significa que dos de los siete escaños del Consejo Federal corresponden al Partido Radical, dos a los socialdemócratas, dos a los demócrata cristianos y sólo uno a la Unión Democrática del Centro, UDC, que en aquella época se llamaba Partido de Artesanos y Agricultores.

La distribución de los 7 escaños en el Consejo Federal ha sido en efecto sólo un reflejo de la fuerza proporcional de los principales partidos en el Parlamento. El creciente poder de la UDC (derecha popular) en las dos legislaturas más recientes ha llevado a los demócrata cristianos a ceder uno de sus escaños después de las elecciones del año 2003.

La Consejera Federal Ruth Metzler, ministra de Justicia y Policía, tuvo que abandonar su cargo en el Consejo Federal sólo después de cuatro años. Fue un acontecimiento casi sin precedentes debido en gran parte a luchas dentro del Partido Demócrata Cristiano. Fue reemplazada por Christoph Blocher, figura emblemática de la Unión Democrática del Centro.

La repartición actual, en la cual la UDC dispone de dos escaños en el Consejo Federal, establece un sistema de 2-2-2-1 y, en realidad, sigue representando la fuerza proporcional de los partidos.

top

Mujeres ministros

Ruth Metzler había sido solamente la tercera mujer que llegaba al Consejo Federal desde 1984. Para muchas mujeres el hecho de que ella hubiera perdido su escaño, a pesar de que Joseph Deiss, su colega demócrata cristiano, conservó el suyo, es una prueba del sexismo que existe en el sistema político.

Actualmente la única mujer en el gabinete federal de siete miembros es Micheline Calmy-Rey, ministra de Asuntos Exteriores. Es una de los dos representantes del Partido Socialdemócrata. Las otras seis carteras son: defensa, interior, finanzas, economía, justicia y policía (juntos), transportes, energía y comunicaciones (también juntos).

El Consejo Federal y la Confederación suiza tienen un presidente, pero ésta es una función que rota cada año entre los siete Consejeros que integran el gobierno federal.

El presidente suizo no tiene ni poder ni privilegios especiales. Él, o ella, presiden las reuniones del Consejo Federal y representan al país como anfitriones durante la visita oficial de un jefe de Estado extranjero prevista cada año por Suiza.

Como no hay sino siete ministerios (departamentos federales) el trabajo de cada uno de los miembros del ejecutivo federal es muy recargado. Las reuniones del Consejo Federal tienen lugar cada miércoles a las ocho de la mañana y se prolongan por lo general hasta el mediodía. Después, los Consejeros comen en un restaurante de Berna. Si es necesario se pueden organizar reuniones ad hoc.

Los Consejeros Federales no son miembros del parlamento, pero regularmente deben explicar su legislación en las dos cámaras. Semanalmente, durante la sesión parlamentaria de tres semanas, hay un tiempo destinado a las preguntas. Sin embargo, no se trata de un gran acontecimiento como en algunos otros países, porque las preguntas deben ser sometidas por escrito y anticipadamente.

<a name="Pol

Quant a El Cau del Llop

Vaig néixer a Manlleu -Osona- un dilluns 5 d’agost de 1940, tot i que en el “Libro de Família” hi consta el dia 8 en lloc del dia 5, coses dels registradors d’aquella època, ara visc a Sabadell -Vallès Occidental-. He estudiat, he treballat, (això es historia passada i forma part de la meva vida anterior) i ara no importa ni el què ni ha on, estic feliçment casat i enamorat de la meva família, soc pare de tres fills i avi de vuit nets, exerceixo de Jubilat a plena dedicació i procuro gaudir d’aquest moment. Si veieu que el meu nom d’usuari es El Cau del Llop no es per amagar-me de res, ben al contrari, ho es per la senzilla raó etimològica de l’origen del meu cognom (mal escrit, es ben cert), però una llobera es un cau d'un llop. I com dic a la capçalera del bloc, A la recerca de valors… , i també perquè es una finestra oberta al mon que em permet participar-hi, sense interpretacions d’altres que m’ho impedeixin.
Aquesta entrada s'ha publicat en General i etiquetada amb , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s