Enric Juliana entrevista a José Montilla, presidente de la Generalitat de Catalunya, en La Vanguardia at Reggio’s

“Una cierta tensión es necesaria; el pesimismo daña a Catalunya”

Era mi primera entrevista a un presidente de la Generalitat y llegué tarde a Palau. Una hora tarde. El jueves el tren tardó más de cinco horas en cubrir el trayecto Valencia-Barcelona. Llegué tarde, sudoroso y con el agobio de Paco Martínez Soria en La ciudad no es para mí. Nada más saludar al señor José Montilla, abrí la trampilla y dejé salir al català emprenyat: “¡El corredor mediterráneo es un escándalo!” “¡El AVE a punto de llegar de Madrid a Valencia, y entre Ascó y Castelló, una sola vía!”. El president, ceremonioso y paciente -llevaba una hora esperando-, interceptó el primer saque: “Precisamente es la vía que ahora estamos desdoblando”. (Antes de la protesta ferroviaria, había pedido disculpas por la tardanza y aceptado un vaso de agua. La entrevista se completó ayer sábado, al filo de algunas novedades).

¿Está usted en condiciones de afirmar que el Estatut se cumple en la nueva financiación de las autonomías?

Sí, sin lugar a duda.

¿En todos sus extremos?

El Estatut se cumple. Con un cierto retraso como es conocido. Las previsiones estatutarias sobre el nuevo sistema de financiación se cumplen plenamente.

¿También se cumple el principio de ordinalidad de la renta per cápita, previsto en el artículo 206 del Estatut?

En el nuevo sistema de financiación, el principio de ordinalidad se cumple. Catalunya decide su aportación a la solidaridad interna española. El nuevo sistema nos sitúa desde el primer año por encima de la media, para llegar a final de periodo con 5,6 puntos por encima de la media española de financiación per cápita.

Estar por encima de la media no significa necesariamente que “los mecanismos de nivelación (solidaridad) -cito el Estatut- no alteren en ningún caso la posición de Catalunya en la ordenación de rentas per cápita entre las comunidades, antes de la nivelación”. La oposición cree que este es uno de los puntos débiles del acuerdo.

No tenemos por qué fijar nuestra posición en referencia de la que tengan otros, sino que tenemos que ver si nos hallamos en la posición que nos toca. Nosotros hemos fijado nuestra aportación y estamos donde nos toca. Los que confunden renta per cápita e ingresos per cápita no se han leído el Estatut.

¿Estamos, de nuevo, ante un modelo abierto y sujeto a continuas interpretaciones, según quién gobierne?

No. Es un modelo que cumple el Estatut y es transparente. No es un modelo opaco y sujeto a la arbitrariedad. Reforzará la autonomía y la capacidad fiscal de las comunidades autónomas, con unos mecanismos de financiación muy parecidos a los que funcionan en los países federales. Todavía hay un rechazo a la palabra federalismo, por razones históricas – recordemos la Primera República-,pero cada vez más nos vamos pareciendo a un Estado federal. Todavía imperfecto.

Veo que emplea la palabra federal con mucha prudencia.

Insisto, un Estado federal imperfecto. Imperfecto porque el entramado institucional aún no es federal. No tenemos -todavía- un Senado que sea cámara territorial; tenemos unos mecanismos de relación horizontal entre las autonomías muy deficientes…

Las previsiones de cobro de todas las autonomías suman 3.000 millones más que los 11.000 millones de euros anunciados por el Gobierno como aportación adicional.

No sé que previsiones hacen las otras autonomías. Yo lo que le digo es que la nuestra es rigurosa. Está absolutamente contrastada con la propia vicepresidenta económica.

Once mil millones a cuenta del déficit público del Estado.

Otros gastos del Estado, como la cobertura del subsidio de desempleo, también se están financiando a cuenta del déficit público.

Importantes países europeos -Alemania entre ellos- se hallan en actitud vigilante ante el disparo del déficit español.

Mire, hay otros países europeos que en estos momentos ya presentan un déficit muy importante. No es un asunto particular español, ni mucho menos. Otros países de la Unión Europea tendrán un déficit superior al nuestro y también una deuda pública muy superior.

Algunos exponentes políticos catalanes se han puesto a hablar de inmediato sobre cómo gastar los nuevos ingresos. ¿La primera prioridad no será pagar correctamente a los proveedores de la Generalitat?

Hasta ahora, la Generalitat ha estado pagando dentro de plazos razonables. Evidentemente, no se puede ir a una política de gasto muy expansivo, pero ello no quiere decir que no haya incrementos para las políticas sociales, las nuevas infraestructuras y para apoyar la investigación. Invertiremos en aquellas políticas que ayuden mejor a la economía catalana a salir de la crisis. Tendremos déficit, pero procuraremos que sea razonable.

¿Andalucía ha tutelado el nuevo modelo de financiación? Da la sensación de que la Junta de Andalucía ha actuado de controller del Gobierno.

La Junta de Andalucía lo que ha hecho es tratar de negociar el mejor sistema de financiación para ellos, me imagino. Evidentemente, no ha tutelado la negociación de Catalunya con el Estado, ni podía hacerlo, porque era una negociación bilateral entre la Generalitat y el Gobierno.

¿Cómo juzga las reacciones políticas al nuevo modelo de reparto territorial y al protagonismo catalán en él?

Ha habido reacciones positivas, comenzando por la del actual presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán. Ha habido otras reacciones que no han sido tan positivas. Puedo entender que algunos consideren sus intereses lesionados, pero se podrían defender sin necesidad de recurrir a un anticatalanismo barato.

¿Cree que se ha reproducido el clima extremamente hostil de otoño del 2005, cuando se aprobó el nuevo Estatut?

Seguramente, no, pero ha habido algunos que lo han intentado. Desde la política y desde otras instancias…

¿El acuerdo va a reducir la desafección catalana, de la que usted habló por primera vez en Madrid en febrero del 2008?

Creo que el acuerdo de financiación aporta elementos para reducir la desafección, pero ello no quiere decir que el riesgo haya desaparecido, ni mucho menos.

¿Qué entiende usted por desafección?

Desafección es la percepción negativa que, en mayor o menor grado, tienen no pocos ciudadanos de Catalunya respecto a España y el Estado español. Una percepción negativa sobre la contribución de España a la solución de sus problemas; una percepción negativa sobre el reconocimiento que perciben de España. Sin ser reconocido, no puede haber reconocimiento del otro. Esa percepción negativa ha perdurado demasiado tiempo…

Catalunya no ha dejado de tensar el statu quo español desde hace más de un siglo: la Primera República, la Renaixença, la Mancomunitat, la Segunda República, el Estatut de 1932, la difícil cohabitación Companys-Negrín, Montserrat, la Assemblea de Catalunya, la restauración de la Generalitat, el Estatut de 1979 con la consiguiente extensión del café para todos; la reacción contra la Loapa, la creación de TV3; en más de un aspecto, los Juegos Olímpicos de Barcelona; la demanda de más recursos e infraestructuras; las legislativas de marzo del 2004, el Estatut del 2006, la reciente ley de Educación, el actual pacto de financiación…, un cierto grado de desafección parece muy conveniente para el dinamismo de Catalunya.

Un cierto de grado de tensión es inevitable y, en determinados momentos, necesario. El problema se produce cuando las tensiones se enquistan y no se solucionan. Cuando cunde el pesimismo. Si lo que pregonamos y lo que en el fondo deseamos es que las cosas vayan mal, ayudamos a la desafección. Algunos en Catalunya trabajan en esa dirección.

La oposición puede tener la tentación de que las cosas vayan mal, pero es obligación de los gobiernos evitar que el pesimismo cunda.

De acuerdo. Pero los gobiernos no lo son todo, ni lo hacen todo, ni es bueno que lo hagan todo. Debo añadir, sin embargo, que en la negociación de la financiación, el Govern se ha sentido bien acompañado por la sociedad civil.

No le veo nada amigo del català emprenyat.

Una cosa es el emprenyament temporal delante de unos hechos, y otro pensar que es bueno para el país un estado de ánimo de pesimismo permanente. Ha habido incluso quien ha teorizado en esa dirección. ¡Qué error! El pesimismo crónico es muy contraproducente para un país como Catalunya que se ha forjado con la idea del reto…

¿Cuáles son hoy los retos?

El reto principal es salir de la crisis de la mejor manera posible, es decir, garantizando la cohesión de la sociedad. Una sociedad, no lo olvidemos, que en diez años ha acogido a un millón y medio de inmigrantes. Garantizar la cohesión social es fundamental. Salir de la mejor manera de la crisis con un tejido productivo que esté mejor preparado y en mejores condiciones para competir en la economía global. El país debe aprovechar este momento para mejorar la formación y la educación, para desarrollar sus infraestructuras. Catalunya debe ganar capacidad de competición y con ello una mayor autoestima. Y para ello es necesario seguir desplegando el autogobierno.

¿El tercer tripartito ya está diseñado, como asegura el conseller Joan Saura?

¿Diseñado? De ninguna de las maneras. Lo único cierto es que hay tres formaciones que han suscrito un pacte d´entesa y un plan de gobierno: un contrato para la legislatura. Un contrato entre ellos y con los ciudadanos. Cuando concluya, deberán hablar los ciudadanos. Primero han de hablar los ciudadanos.

¿Ambiciona usted que ese contrato se renueve?

Hoy este asunto no forma parte de mis preocupaciones. Queda más de un año de legislatura y de lo que se trata es de cumplir el contrato con los ciudadanos.

Perdone, pero no me lo creo.

Mi preocupación en este momento no es especular con el futuro. Mi preocupación es el hoy y el mañana, y el año que tenemos por delante hasta las próximas elecciones. Y el futuro del país. Esta es mi preocupación.

El presidente del Futbol Club Barcelona opina que Catalunya está haciendo el ridículo.

No tengo opinión sobre esas declaraciones.

¿No le parece una consideración relevante, o significativa?

No insista. No tengo opinión sobre esas declaraciones.

Parece satisfecho de haber driblado a CiU.

Están descolocados. Creían que no habría pacto y que ello podría romper el Govern. CiU ha estado trabajando muy activamente para romper la cohesión del Govern. El acuerdo de financiación les ha pillado con el pie cambiado. Y han visto que el acuerdo es bueno y refuerza la cohesión del Gobierno. En consecuencia, han lanzado un alud de críticas con muy poco rigor. Lo normal es que CiU hubiera dado apoyo a un acuerdo que desarrolla el Estatut que ellos votaron y del que fueron copartícipes. No ha sido así porque se han impuesto los intereses tácticos y coyunturales por encima de los intereses del país. En CiU a veces todo es táctica.

En las elecciones europeas, el PSC perdió 200.000 votos, el bajón más acusado del socialismo en toda España. ¿El presidente Zapatero se ha avenido a pactar la financiación por miedo al descrédito en Catalunya?

Es verdad que hubo un retroceso en las elecciones europeas, pero el resultado del PSC se mantuvo por encima de la media en ese tipo de elecciones, con una distancia de catorce puntos respecto a la segunda formación política. Catorce puntos no son pocos. No fue un mal resultado, pero también fue expresión de un cierto estado de ánimo social respecto a la política. Son muy singulares las elecciones europeas. Y no creo que de ellas se pueda deducir lo que usted indica sobre un hipotético declive de la figura de Zapatero en Catalunya.

¿Está plenamente de acuerdo con la política que esta siguiendo el Gobierno central para afrontar la crisis?

… … … (Pausa)

¿Está de acuerdo?

Mire, en Catalunya fuimos de los primeros en hablar de crisis y en tomar medidas. En la Generalitat lo hicimos antes que en el Gobierno. El Gobierno español tiene un margen de maniobra reducido, como todos los demás gobiernos europeos. El Gobierno español actúa en función de sus compromisos y a partir de la mayoría parlamentaria de la que dispone. Seguramente con otra mayoría parlamentaria haría lo que está haciendo más otras cosas. Ya he opinado sobre la necesidad de afrontar determinadas reformas estructurales que creo urgentes. Para ello sería necesaria una mayoría parlamentaria más estable.

¿Cuando habla de reformas estructurales se refiere a la reforma del mercado de trabajo?

He hablado de reformas estructurales en los servicios, la vivienda, la energía y el sistema de relaciones laborales, entre otras. La pretensión de abaratar el despido o descapitalizar la Seguridad Social no la comparto en absoluto.

¿Desearía, por tanto, una mayoría parlamentaria distinta en el Congreso de los Diputados?

Yo desearía una mayoría parlamentaria más estable y supongo que el Gobierno central también la desearía. Entre otras cosas, porque una mayoría parlamentaria más estable posibilitaría afrontar de manera más predecible los asuntos que le he citado.

¿De la próxima legislatura catalana podría salir una mayoría más estable en el Congreso? Me refiero a un acuerdo general entre socialistas y convergentes.

Las mayorías en el Congreso no salen de las elecciones catalanas, sino de la generales.

¿Se sintió a gusto en el debate del viernes en el Parlament? ¿No cree que les faltó a sus intervenciones un poco más de locuacidad?

Me sentí a gusto por el convencimiento que tengo de la bondad del acuerdo, de su fidelidad al Estatuto y de que es bueno para el país. Respecto al tono, a mí me gusta el teatro, pero no hacer comedia. En eso reconozco que otros se esfuerzan más.

El conseller de Interior, Joan Saura, acaba de anunciar que no encabezará la candidatura de ICV-EUiA en las próximas elecciones al Parlament, en el 2010. ¿Fue acertado asignar el ministerio de la Policía al secretario general de un partido, obligado en su condición de tal a estar muy presente en la brega política cotidiana?

Sí, fue acertado. El conseller Saura, por el que tengo una gran consideración política y personal, está desarrollando su gestión de manera excelente.

Quant a El Cau del Llop

Vaig néixer a Manlleu -Osona- un dilluns 5 d’agost de 1940, tot i que en el “Libro de Família” hi consta el dia 8 en lloc del dia 5, coses dels registradors d’aquella època, ara visc a Sabadell -Vallès Occidental-. He estudiat, he treballat, (això es historia passada i forma part de la meva vida anterior) i ara no importa ni el què ni ha on, estic feliçment casat i enamorat de la meva família, soc pare de tres fills i avi de vuit nets, exerceixo de Jubilat a plena dedicació i procuro gaudir d’aquest moment. Si veieu que el meu nom d’usuari es El Cau del Llop no es per amagar-me de res, ben al contrari, ho es per la senzilla raó etimològica de l’origen del meu cognom (mal escrit, es ben cert), però una llobera es un cau d'un llop. I com dic a la capçalera del bloc, A la recerca de valors… , i també perquè es una finestra oberta al mon que em permet participar-hi, sense interpretacions d’altres que m’ho impedeixin.
Aquesta entrada s'ha publicat en General i etiquetada amb , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s