La ética de la responsabilidad

lunes, agosto 24, 2009

En una fugaz conversación con el president Pujol bajo la sombra de unos árboles frondosos de la Cerdanya, me repitió la pregunta que me ha formulado varias veces desde que no ocupa el poder. ¿Cómo ves el país?

Le contesté que el país va tirando pero que los políticos no gestionan adecuadamente la crisis que afecta cada vez a un mayor número de gentes. Falta responsabilidad, le comenté. mientras la charla estival discurrió por los derroteros de los desencuentros entre los políticos catalanes y españoles en este verano que apunta un nuevo curso político azaroso.

En un comentario de Claudio Magris a la breve obra de Max Weber, La política como profesión, recuerda la distinción de dos formas fundamentales de la acción política, inspiradas respectivamente en la ética de la convicción y la ética de la responsabilidad.

Los que siguen la ética de la convicción actúan obedeciendo hasta el fondo únicamente a sus propios principios sin perturbarse por las consecuencias de sus decisiones. La ética de la responsabilidad piensa en cambio no sólo en la pureza de sus valores, sino también y sobre todo en las consecuencias de sus actos.

Weber se sorprendería al comprobar la escasa responsabilidad de nuestros políticos que no miden el alcance de sus decisiones que toman en función de sus convicciones sin tener en cuenta los efectos que producen en la sociedad.

El ciudadano se da cuenta de que abundan más los políticos que viven de la polìtica y no para la política que debería ser un servicio a los hombres y mujeres en su conjunto. El bombardeo de declaraciones desde todos los ámbitos de la política en este verano de desosiego reflejan una falta de responsabilidad muy remarcable.

Las promesas del presidente Zapatero tapando agujeros para que la crisis económica no se convierta en una crisis social no son creíbles porque no van a remediar ni la crisis económica ni la crisis social. Falta de responsabilidad.

También son irresponsables las denuncias del Partido Popular sobre escuchas ilegales sin presentar pruebas. Es igualmente irresponsable el convocar manifestaciones sobre una decisión del Tribunal Constitucional sobre el Estatut de Catalunya que todavía no se ha producido.

La responsabilidad consiste en confrontar los medios con los fines. No todos los medios son lícitos aunque se tenga la convicción de la conveniencia del fin.

Publicado por foixblog a las 15:12

1 comentarios:

Brian dijo…
¿Qué tal Sr. Foix?

Casualmente hoy mismo estaba leyendo los últimos capítulos de “Anatomía de un instante” y, más precisamente, las páginas donde Cercas habla también -a propósito del Presidente Suarez- de Maquiavelo, de Montaigne, de Max Weber, de la “ética de la convicción” y la “ética de la responsabilidad”.

Sostiene Cercas que Suarez, después de abandonar el poder, “empezó a ser un político con menos responsabilidades y con más convicciones” como si pensara que “este cambio de última hora podía impedir que el diablo se cobrara su parte de pacto”.

Pero es que el escenario actual es mucho más trágico que el que nos retrata Cercas: Weber -y con él Cercas (y con él Suarez)- se debaten entre la licitud o la ilicitud de los medios, pero nunca de los fines, que se sobreentienden virtuosos. Para los políticos de ahora el fin supremo es seguir detentando el poder como un fin en sí mismo. Toda la maquinaria de los partidos -que es tanto como decir toda la maquinaria de las administraciones- trabaja con el fin supremo de que el ejército de afiliados, partidarios, y toda la tupida red clientelar, no se vean apeados de sus medios de subsistencia.

No es ya una disyuntiva entre dos maneras de entender la ética: es pura y simplemente la negación de la ética.

1:09 AM

Quant a El Cau del Llop

Vaig néixer a Manlleu -Osona- un dilluns 5 d’agost de 1940, tot i que en el “Libro de Família” hi consta el dia 8 en lloc del dia 5, coses dels registradors d’aquella època, ara visc a Sabadell -Vallès Occidental-. He estudiat, he treballat, (això es historia passada i forma part de la meva vida anterior) i ara no importa ni el què ni ha on, estic feliçment casat i enamorat de la meva família, soc pare de tres fills i avi de vuit nets, exerceixo de Jubilat a plena dedicació i procuro gaudir d’aquest moment. Si veieu que el meu nom d’usuari es El Cau del Llop no es per amagar-me de res, ben al contrari, ho es per la senzilla raó etimològica de l’origen del meu cognom (mal escrit, es ben cert), però una llobera es un cau d'un llop. I com dic a la capçalera del bloc, A la recerca de valors… , i també perquè es una finestra oberta al mon que em permet participar-hi, sense interpretacions d’altres que m’ho impedeixin.
Aquesta entrada s'ha publicat en Política i etiquetada amb , , , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s