La sociedad civil y las vacas sagradas

miércoles, septiembre 23, 2009

ia-foix

En estos tiempos de desconfianza generalizada, de abatimiento emocional, del desprestigio de quienes estaban instalados en el olimpo de la excelencia y ahora admiten que eran delincuentes de guante blanco, de peleas entre colegas para beneficiarse de las dádivas del poder, de crisis económica que afecta la vida ordinaria de millones de personas, sin hoja de ruta fiable por parte de los gobiernos, quiero resaltar algunos aspectos que me parecen positivos.

El triste caso Millet, un prócer invulnerable por exhibir un apellido a prueba de toda sospecha, no va a destruir el movimiento de voluntarios que seguirán dedicando tiempo y esfuerzos para participar en corales grandes o pequeñas . Seguirá interpretándose el Mesías de Haendel con más de cuatrocientos cantantes que dedican muchas horas ensayando las tres sesiones que se podrán escuchar alrededor de Navidad.

Se ha dicho que la admisión de Félix Millet de haber sustraido millones de euros en beneficio propio desde su cargo como presidente del Palau de la Música ha hecho un mal incalculable a Catalunya y a la cultura catalana. No comparto esta opinión porque se ha puesto de relieve que el comportamiento delictivo del presidente del Orfeó Català era todo menos cultura catalana.

Que se abran las ventanas, que pase el aire, que se sepa todo lo que ha ocurrido alrededor de una institución tan emblemática como el Palau de la Música. La justicia seguirá su curso y sabremos cómo actuaba Félix Millet y cuantos cómplices y beneficiarios pueden haberse lucrado de unos delitos que tenían que estar en conocimiento de más personas.

Habrá que revisar por qué fallaron los mecanismos de control, desde las auditorías hasta las administraciones públicas representadas en el Consorcio del Palau. Es inaceptable que quienes figuraban en la lista de personalidades ilustres se limiten a manifestar que era tal la confianza que tenían en Millet que no se preocupaban de las cuentas.

Habrá que marcar límites en la gestión del Estado cultural. Unos límites que hace más de dos siglos los expresó con una breve fórmula Montesquieu: ningún poder sin límites puede ser legítimo. La legitimidad no viene del origen ni de la finalidad, sino de la fuerza en que se ejerce. Viene del hecho de marcar límites y compartirlo con los demás.

Siempre habrá quien diga que la política, también la política cultural, tiene la manga ancha y no se hace con la moral o con moralismos. Puede ser una realidad aceptada. Pero tampoco se construye desde la inmoralidad. Barcelona no es un oasis. Como no lo es Madrid, París, Nueva York o Berlín. No hay vacas sagradas en ninguna parte y quizás aquí nos lo habíamos creído. Los apellidos aportan lustre y prestigio, pero todas las generaciones tienen que revalidarlo si no quieren convertirse en monigotes de cartón.

Quant a El Cau del Llop

Vaig néixer a Manlleu -Osona- un dilluns 5 d’agost de 1940, tot i que en el “Libro de Família” hi consta el dia 8 en lloc del dia 5, coses dels registradors d’aquella època, ara visc a Sabadell -Vallès Occidental-. He estudiat, he treballat, (això es historia passada i forma part de la meva vida anterior) i ara no importa ni el què ni ha on, estic feliçment casat i enamorat de la meva família, soc pare de tres fills i avi de vuit nets, exerceixo de Jubilat a plena dedicació i procuro gaudir d’aquest moment. Si veieu que el meu nom d’usuari es El Cau del Llop no es per amagar-me de res, ben al contrari, ho es per la senzilla raó etimològica de l’origen del meu cognom (mal escrit, es ben cert), però una llobera es un cau d'un llop. I com dic a la capçalera del bloc, A la recerca de valors… , i també perquè es una finestra oberta al mon que em permet participar-hi, sense interpretacions d’altres que m’ho impedeixin.
Aquesta entrada s'ha publicat en Economia, Política i etiquetada amb , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s