Terrassa, el Palacio de los mil millones

jueves 21 de enero de 2010

Terrassa, el Palacio de los mil millones (I)

En la joven diócesis de Terrassa, nacida de la polémica y dolorosa partición de la milenaria diócesis de Barcelona, el obispo Saiz Meneses, sigue con su consabida receta y modus operandi tradicionalista. Ávido de emular al esplendor del poder episcopal de antaño, Saiz Meneses ha adoptado como una de sus prioridades (¿pastorales?) la construcción de un nuevo Palacio Episcopal, hecho insólito en la historia reciente no sólo de la Iglesia catalana sino también de la española.

En una diócesis donde en los últimos años varias órdenes religiosas se han visto obligadas a abandonar escuelas y centros en los que ejercía su acción pastoral centenaria -ya sea por falta de vocaciones o también por invitación expresa del señor obispo-, cuesta entender que no se haya podido encontrar un local eclesial para alojar los servicios diocesanos. Parece, más bien, que se ha optado por una construcción faraónica para contentar la “dignidad” episcopal de este prelado ambicioso y amante también de las grandezas terrenales.

El magno proyecto, por su tamaño y situación, ha requerido una adaptación parcial del plan urbanístico de la ciudad de Terrassa para incrementar la edificabilidad de la finca donde se construye. El presupuesto de construcción del nuevo Palacio Episcopal, oficialmente, es de seis millones de euros, es decir mil millones de las antiguas pesetas. Pero si se le suma el valor del terreno en el que se edifica –una parcela de mil metros cuadrados cedida por la Fundación Busquets- y los costes de amortización del crédito de tres millones de euros que ha suscrito el Obispado con la Caixa de Terrassa el coste final del Palacio se situaría entre los siete y ocho millones de euros, es decir entre los 1.200 y los 1.300 millones de las antiguas pesetas. Todo ello sin contar con los gastos de mobiliario y decoración.

El edificio, cuyo diseño exterior ya ha generado las primeras polémicas, se encuentra en la calle Vinyals, números 47-49, en una zona céntrica y de alto valor inmobiliario de la ciudad de Terrassa, muy cerca de su Rambla. Sólo a título informativo, antes de la eclosión de la burbuja inmobiliaria, que es cuando se empezó con el proyecto y la construcción del Palacio, el valor de la zona llegó a sobrepasar los 4.000€ el metro cuadrado en obra de nueva edificación. Ahora ha bajado, pero se mantiene alrededor de los 3.000€ el metro cuadrado…

lunes 25 de enero de 2010

Terrassa, el Palacio de los mil millones (y II)

Pues bien, el Palacio que ya está en su fase final de construcción superará los 5.000 metros cuadrados y tendrá cuatro plantas más una de semi-subterránea y tres de subterráneas. La planta baja y el primer piso se dedicarán a la administración diocesana, incluyendo el Tribunal Eclesiástico, despachos de las delegaciones episcopales y de los vicarios episcopales y obviamente el despacho del señor obispo, así como de su secretaría personal. La segunda y tercera plantas estarán reservadas al uso privado del obispo Saiz Meneses, con su residencia y la de su secretario, contando incluso con un apartamento de varias habitaciones reservado para sus invitados especiales. Además del Palacio, rebautizado con el nombre más neutro de Cúria Diocesana, también contará con una capilla para 25 personas de capacidad, una sala de actos para 120 personas y distintos espacios para la instalación del futuro Archivo Diocesano. A todo ello hay que sumar las tres plantas de parking con un total de 75 plazas, una parte de las cuales serán de uso público y serán explotadas por la Fundación Busquets.

Eso sí, y como prueba de que el señor obispo es sensible a las demandas de la sociedad contemporánea, se ha hecho hincapié en que el Palacio Episcopal sea “sostenible”. No en el sentido económico, como es obvio por lo descrito hasta ahora, sino ambiental. Así, el Palacio contará con un sistema de placas fotovoltaicas que, esperemos, ayude a reducir la factura eléctrica de tan magno edificio…

Pero hay otros elementos para la polémica, más allá del debate sobre si en pleno Siglo XXI tiene sentido la construcción de nuevos palacios episcopales –aunque sean camuflados con los nombres de curias diocesanas-, sus dimensiones, su diseño, sus costes de edificación o los gastos futuros de mantenimiento. La polémica también surge a raíz de los orígenes de los fondos para su construcción. De los seis millones de euros declarados oficialmente, tres van a cargo del crédito ya mencionado que el Obispado ha firmado con la Caixa de Terrassa. Crédito cuya amortización lastrará durante muchos años la débil economía del Obispado, que pasa por fuertes limitaciones económicas fruto de su reciente y forzado nacimiento. Pero más polémico es el origen de los otros tres millones de euros: uno procede de “donaciones varias” de las que se desconocen los detalles y los otros dos restantes han sido aportados por la Fundación Busquets, la misma fundación que ha cedido el terreno.

Hay quien se pregunta si una fundación como la Busquets, regentada por las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl y con funciones de tipo social (centro de menores, comedor, duchas y ropero social) es la más adecuada para estas aventuras inmobiliarias… Tampoco está muy claro que sea la propia Fundación quien haya adoptado la iniciativa en este asunto…

Pero parece que al obispo Saiz Meneses estos pormenores mundanos no le preocupan, como tampoco le quita el sueño la imagen de la Iglesia Católica que dicho proyecto pueda ofrecer en su diócesis, de fuerte base obrera y popular, duramente afectada por los estragos de la crisis económica, con altos índices de paro y crecientes necesidades de asistencia social. Lo que le importa es que pronto podrá disfrutar de su faraónico Palacio Episcopal, acorde con su visión medieval de la dignidad episcopal que, por supuesto o al menos él lo piensa así, está por encima de estas nimiedades. Lo que tampoco nos queda claro es si el eminentísimo mentor del obispo egarense, amante aquél de los placeres más señoriales de los palacetes modernistas catalogados de la parte alta de Barcelona, tendrá a bien utilizar el apartamento de invitados que se ha construido, a su medida, en la menos aristocrática Terrassa. O si será para los amigos de Germinans.

Quant a El Cau del Llop

Vaig néixer a Manlleu -Osona- un dilluns 5 d’agost de 1940, tot i que en el “Libro de Família” hi consta el dia 8 en lloc del dia 5, coses dels registradors d’aquella època, ara visc a Sabadell -Vallès Occidental-. He estudiat, he treballat, (això es historia passada i forma part de la meva vida anterior) i ara no importa ni el què ni ha on, estic feliçment casat i enamorat de la meva família, soc pare de tres fills i avi de vuit nets, exerceixo de Jubilat a plena dedicació i procuro gaudir d’aquest moment. Si veieu que el meu nom d’usuari es El Cau del Llop no es per amagar-me de res, ben al contrari, ho es per la senzilla raó etimològica de l’origen del meu cognom (mal escrit, es ben cert), però una llobera es un cau d'un llop. I com dic a la capçalera del bloc, A la recerca de valors… , i també perquè es una finestra oberta al mon que em permet participar-hi, sense interpretacions d’altres que m’ho impedeixin.
Aquesta entrada s'ha publicat en Religions i etiquetada amb , , , , , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

5 respostes a Terrassa, el Palacio de los mil millones

  1. BMS ha dit:

    Quina poca vergonya! La hi tenen jurada al bisbe Saiz. El bisbe Cortés de Sant Feliu de Llobregat també està construint un edifici per a centralitzar l’administració i oferir, dignament, els serveis diocesans. És l’anomenada Casa de l’Església. Però no veig pas que el critiquin a ell… En canvi, pregonen que el bisbe Saiz està construint-se un “Palau Episcopal”.

    Quan arribi aquella hora de temença en què s’acluquin aquests ulls humans -que deia Joan Maragall- preparin-se.

    • Andreu ha dit:

      Estem en una crisi profunda econòmica, però malauradament també de valors, i no es precisament construint Palaus o Cases, per molt dignes que semblin, des d’on es pot donar exemple, ans al contrari amb l’austeritat i la fraternitat.
      Anem malament esperant l’hora de temença, aquesta hora ja es aquí.

  2. Ramon ha dit:

    Un bisbe, el de Terrassa, força atipic. Li agrada molt sortir al full dominical, fer-se veure… Crec que té deliris de grandesa. Això ja està caducat avui dia. És un digne deixeble del Cardenal Carles que viu en un palauet… Un bon exemple… que diu ben poc amb l´evangeli.

    • Andreu ha dit:

      La humilitat no es es la única solució, la gota d’aigua sobre la pedra acaba foradant-la.
      Cada cop estem mes lluny d’Evangelis, d’Alcorans i de Toràs, pot ser seria hora de refondre els texts sagrats i de pensar amb les possibilitats del propi ser humà com a garant de la seva felicitat temporal en un mon que no es etern.

  3. Jordi ha dit:

    L’edifici que està fent el bisbe Cortés a sant Feliu és el dobre de gran que el que està fent a Terrassa el bisbe Saiz. Ara bé, les crítiques van al bisbe Saiz. Perquè serà? Potser perquè el bisbe Saiz fa nosa a alguns sectors que no el poden controlar? Potser perquè el seu seminari ja te més seminaristes que el de Barcelona? Ves a sapiguer.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s