¡Falta finezza!

Tiene razón la vicepresidenta del Gobierno cuando dice que Kosovo no es Catalunya ni el País Vasco.  Tiene razón; se trata de historias distintas y de situaciones diferentes. Pero, así las cosas, ¿por qué España insiste en no reconocer a Kosovo, después de la sentencia del Tribunal Internacional? Si no se teme el valor del precedente, ¿por qué agruparse con la minoría de países que, como Rusia, se oponen a este reconocimiento?. Toda la comunidad internacional con la que queremos compartir una visión del mundo y de los derechos lo ha hecho; pero España, tozuda y recalcitrante, dice que no.

Pero es que lo más curioso es que esta negativa se produce después de una sentencia de un Tribunal Internacional al que las Naciones Unidas atribuyen el derecho y la función de resolver este tipo de problemas. Es decir, España no acata una sentencia que, como miembro de la ONU, debería respetar. Esto ya es más complicado: España, a través de su Gobierno, sólo acata y respeta aquello que le conviene. Esto sí que es un precedente; un valioso,curioso y poco oportuno precedente.

El tribunal ha decidido, en el marco de sus competencias, que la declaración unilateral de independencia por parte de Kosovo no lesionaba las normas internacionales. Pero España, a través de su Gobierno, entiende que sí y, por ello, seguirá sin reconocer a Kosovo. Seremos una excepción; todos los países de nuestro entorno lo habrán hecho, España no. Y Kosovo aprenderá a vivir su independencia al margen de España. No sabrá exactamente por qué, pero tampoco le preocuparà demasiado. Los analistas internacionales dirán, seguramente, que la razón de esta decisión española está en su temor de que ello pueda contaminar el desarrollo autonómico español. En España, el Gobierno dirá que no; pero la  comunidad internacional sólo entenderá que este temor es el que está en el origen de este excepcional, anómalo y curioso comportamiento.

El Gobierno se equivoca; queriendo evitar no sé qué, lo único que consigue es poner este no sé qué en la mesa de la actualidad. Tan fácil como sería reconocer a Kosovo y felicitarle por su independencia. Sería la manifestación de un talante que le convendría no rechazar. Al hacerlo, estimula lo que pretende evitar.

¡Falta finezza!

Miquel Roca (La Vanguardia) – Actualitat del CEJP / 27 de juliol de 2010

Quant a El Cau del Llop

Vaig néixer a Manlleu -Osona- un dilluns 5 d’agost de 1940, tot i que en el “Libro de Família” hi consta el dia 8 en lloc del dia 5, coses dels registradors d’aquella època, ara visc a Sabadell -Vallès Occidental-. He estudiat, he treballat, (això es historia passada i forma part de la meva vida anterior) i ara no importa ni el què ni ha on, estic feliçment casat i enamorat de la meva família, soc pare de tres fills i avi de vuit nets, exerceixo de Jubilat a plena dedicació i procuro gaudir d’aquest moment. Si veieu que el meu nom d’usuari es El Cau del Llop no es per amagar-me de res, ben al contrari, ho es per la senzilla raó etimològica de l’origen del meu cognom (mal escrit, es ben cert), però una llobera es un cau d'un llop. I com dic a la capçalera del bloc, A la recerca de valors… , i també perquè es una finestra oberta al mon que em permet participar-hi, sense interpretacions d’altres que m’ho impedeixin.
Aquesta entrada s'ha publicat en Catalunya, Independència, Política i etiquetada amb , , , , , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s