Grave riesgo de chapuza

Martes, Agosto 30, 2011

Por Lluís Foix

La esencia de la política, lo dijo Harold Macmillan hace medio siglo, es el timing, el hacer las cosas a su tiempo, cuando tocan, con prisas o sin ellas, cuando la oportunidad es incuestionable y cuando se domina el calendario y no se es rehén de agendas ajenas. Es inquietante que esta decisión se haya tomado después de conocerse la fecha de las elecciones generales.

Congreso de los Diputados el 30 de agosto de 2011

Una Constitución que no se ha querido marear en más de treinta años, a la que unos y otros se han agarrado para defender políticas partidistas, resulta que en pleno mes de agosto, de hoy para mañana, se pretende reformar para limitar el déficit del Estado. Al margen de que el objetivo de la reforma podría perfectamente alcanzarse con una ley que no negaría ni la letra ni el espíritu de la Constitución, sorprende este acto de desesperación política del presidente del Gobierno, que parece que se empeña en jugar una carta inútil cuando la partida ya está perdida.

Una posible explicación a las prisas e incongruencias de los dos grandes partidos españoles en este calentón político veraniego es la valoración que hizo ayer la agencia Moody’s al insinuar que veía positivo el pacto constitucional de los dos partidos para limitar el déficit. Ya me dirán qué autoridad tiene la agencia de calificación de riesgos estadounidense en una reforma constitucional española.

Es evidente que Zapatero se sube a la patera de salvación antes de que la agonía de su mandato acabe hundiéndole al fondo del abismo. Para ello se pone en posición de firmes ante el dúo Sarkozy y Merkel, el BCE, el FMI y hasta un Partido Popular que no sabe muy bien si esta es la mejor solución para garantizar el techo del déficit en los años futuros.

La improvisación de una reforma constitucional corre el grave riesgo de caer en la chapuza. Por respeto a la misma Constitución, por consideración al resto de partidos que han sido ninguneados y por respeto a los ciudadanos que la votaron y que han sido advertidos en tantas ocasiones que el texto de 1978 es una garantía de estabilidad política.

Sospecho que no se trata de una cirugía fina sino de un boquete para introducir cambios de más calado que pongan coto al desarrollo autonómico que, a mi juicio, ha sido una de las claves del éxito social, político y económico desde la transición. Una nueva centralización sería un grave error.

Publicado en La Vanguardia el 30-8-2011

Quant a El Cau del Llop

Vaig néixer a Manlleu -Osona- un dilluns 5 d’agost de 1940, tot i que en el “Libro de Família” hi consta el dia 8 en lloc del dia 5, coses dels registradors d’aquella època, ara visc a Sabadell -Vallès Occidental-. He estudiat, he treballat, (això es historia passada i forma part de la meva vida anterior) i ara no importa ni el què ni ha on, estic feliçment casat i enamorat de la meva família, soc pare de tres fills i avi de vuit nets, exerceixo de Jubilat a plena dedicació i procuro gaudir d’aquest moment. Si veieu que el meu nom d’usuari es El Cau del Llop no es per amagar-me de res, ben al contrari, ho es per la senzilla raó etimològica de l’origen del meu cognom (mal escrit, es ben cert), però una llobera es un cau d'un llop. I com dic a la capçalera del bloc, A la recerca de valors… , i també perquè es una finestra oberta al mon que em permet participar-hi, sense interpretacions d’altres que m’ho impedeixin.
Aquesta entrada s'ha publicat en Economia, Finançament, Política i etiquetada amb , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s