La aventura rusa de Abel Amón (I): ¿Papa, qué eso de la CCCP? CCCP no, hijo, SSSR

Abel Amón

Abel Amón

Papá ¿que es eso de CCCP? – CCCP no hijo: SSSR

Estas iniciales y la típica foto de la Plaza Roja de Moscú son el primer recuerdo que tengo de un país apasionante como Rusia.

A mi padre, el crítico de arte y humanista Santiago Amón (ver su página homenaje: Santiagoamon.net) le fascinaba tanto el deporte como el mundo cultural (que no político) del otro lado del Telón de Acero. De hecho, en un viaje que hizo a Berlín venía fascinado de la parte Este de la ciudad, mas que la occidental. Fue de los primeros críticos de arte españoles en hablar del Constructivismo Ruso y del principal escritor surgido tras la Revolución del 17, Vladimir Mayakovski.

Muchas competiciones olímpicas contemplamos juntos siendo yo muy niño, escuchando frecuentemente el himno Soviético, ceremonial, sobrio y brillante a la vez. Curiosamente el himno actual de Rusia tiene la misma música que aquel, pero no la misma letra, aunque el autor de la nueva letra Sergei Mikhalkov (padre del gran director de cine Nikita) fue también quien escribió la del soviético.

A mi padre le fascinaba el deporte soviético, sus equipajes, su liturgia. Yo no acababa de entender que la C era una S y que la P era una R (…y la H es N y la X es J). Años después al estudiar el idioma ya dominé los caracteres cirílicos .

¿Por qué el ruso? ¿Por qué Rusia?

Pues empecé a estudiar ruso por la misma razón que en la actualidad estudio chino, porque lo veía un idioma con futuro y porque veía a Rusia cuando estudiaba económicas como un país de muchas posibilidades profesionales. Si a esto le unimos que en el primer viaje que realicé a Rusia me quedé enamorado a primera vista del país (y de las rusas), tenemos los ingredientes para una aventura de la que he salido triunfante, se puede decir. Me fascinó de inmediato una ciudad como Moscú, sus calles, sus monumentos, su vida cultural, deportiva y nocturna. Desde luego carece de muchas comodidades, tiene un clima hostil (aunque están muy preparados para el frío y para el largo invierno), pero su carácter se parece al español. Ambos trabajamos para vivir y no al revés, somos hospitalarios, nos gusta (quizás en exceso) la fiesta. Dan una imagen de gente fría que no se corresponde con la realidad, sobre todo una vez que se conoce el idioma y se llega a entender lo que significa el “alma rusa”. Hay, por supuesto, muchas dificultades, alcoholismo, muchos (muchísimos) accidentes de tráfico, burocracia y corrupción, pero para mí, sin duda lo positivo supera a lo negativo.

Jugando contra la URSS y contra Tkachenko.

La verdad que en mi época de jugador de basket apenas tuve contacto con el baloncesto ruso. Ni coincidí con jugadores en mi equipo, ni jugué contra ellos, a excepción de un partido que jugamos con el BBV Collado Villalba en Ciudad Real contra la recientemente proclamada campeona olímpica, que por desgracia (o por suerte, no lo se) no contó con su figura Arvydas Sabonis, pero si con todo el resto del elenco: Homicius, Tikhonenko, Volkov Tarakanov… El partido lo ganaron con cierta (no excesiva) facilidad y aún recuerdo a nuestro americano, el corpulento Winfred King luchando por ganarle la posición a Alex Belostenny y meterle a éste 27 puntos…Quizás lo mas destacado de este encuentro fue la cena posterior al mismo. Los soviéticos estaban en la mesa de al lado con Gomelsky en la presidencia. En el lado contrario estaba el inolvidable y tristemente desaparecido Viktor Pankrashkin, que se escondía debajo de la mesa para darle buenos lingotazos al Rioja, mientras, de vez en cuando, alzaba su vaso para que vieran sus compañeros, nosotros -sus rivales- y su entrenador que el solo bebía leche. A eso de los postres, Gomelsky se retiró a sus aposentos y los jugadores empezaron a sacar paquetes de tabaco y botellas de whisky y se pusieron a beber como lo que eran, como cosacos.

Después en 1ª B con el Askatuak de San Sebastián tuve la ocasión de enfrentarme a un autentico mito como Vladimir Tkachenko. ¡Tkachenko! Así me llamaban de pequeño en el colegio (y maldita gracia me hacía) cuantas veces lo ví por la tele y nada, a defenderlo durante 40 minutos. El jugaba en el Guadalajara y consiguió, hasta que se lesionó, hacer lider invicto a su equipo. Mi madre, al verme en la pista a su lado, pensaba “Este me desgracia a mi hijo…”. Hice un trabajo bastante digno perdimos por poco, él metió 18 (se tiraba,con bastante acierto, algún triple en los partidos) y yo le metí 10 puntos y salí además físicamente indemne. Algo mejor que los ladrones que cuando se encontraban robando su piso en Guadalajara y, al verle entrar, se tiraron por la ventana.

De las selección de la URSS disfrute sobre todo como espectador tanto en TV como en el campo. Recuerdo un amistoso en Santiago en el 83, donde España era una de las primeras veces en las que lograba ganar y por supuesto en aquel mítico mundial del 86, con la semifinal ante Yugoslavia y con aquel triple al tablero de Sabonis y los infaustos pasos del junior Divac (aún jugaba Radovanovic en aquel equipo).

Mis contactos con el basket ruso siguieron de forma esporádica cuando el primer año de estudiante de su idioma pude charlar y asi practicar con Mikhailov y Kurtinaitis, que por cierto me corregía el mínimo fallo en la difícil declinación.

Continuará…

Quant a El Cau del Llop

Vaig néixer a Manlleu -Osona- un dilluns 5 d’agost de 1940, tot i que en el “Libro de Família” hi consta el dia 8 en lloc del dia 5, coses dels registradors d’aquella època, ara visc a Sabadell -Vallès Occidental-. He estudiat, he treballat, (això es historia passada i forma part de la meva vida anterior) i ara no importa ni el què ni ha on, estic feliçment casat i enamorat de la meva família, soc pare de tres fills i avi de vuit nets, exerceixo de Jubilat a plena dedicació i procuro gaudir d’aquest moment. Si veieu que el meu nom d’usuari es El Cau del Llop no es per amagar-me de res, ben al contrari, ho es per la senzilla raó etimològica de l’origen del meu cognom (mal escrit, es ben cert), però una llobera es un cau d'un llop. I com dic a la capçalera del bloc, A la recerca de valors… , i també perquè es una finestra oberta al mon que em permet participar-hi, sense interpretacions d’altres que m’ho impedeixin.
Aquesta entrada s'ha publicat en Cultura, Esports, Llengua i etiquetada amb , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s