La aventura rusa de Abel Amón (II): Vivir, trabajar y jugar al basket en Rusia

Abel Amon

Abel Amon

Primera estación, Pennsylvania

Con el dinero ahorrado del baloncesto profesional, decidí hacer estudios de postgrado (había terminado económicas) en EE.UU., en concreto en la Universidad de Pennsylvania, que por cierto en aquel año tenía un gran equipo de basket. Entre sus estrellas estaban Matt Maloney, que jugó titular en los Rockets de Olajuwon y Barkley, y Jerome Allen, un base que pasó por equipos como el Tau Vitoria y Lottomatica Roma. Tuve la oportunidad de entrenar con ellos en alguna ocasión. Una de las asignaturas que tenía era Económia Sovietica y transición al capitalismo. Además comencé a estudiar ruso, idioma que veía con futuro.

Volví España y tras un par de años compaginando trabajo y baloncesto en Disermoda San Fernando (jugabamos en la liga EBA, entonces 2ª categoría tras ACB), me decidí a dar un gran salto, despúes de haber visitado Rusia durante varias semana para estudiar el idioma.

Llegada a Moscú

Despúes de ver las grandes posibilidades que podía ofrecer Moscú, decidí irme a la aventura, a perfeccionar el idioma y a buscar trabajo allí. Lo conseguí a los 2 meses de llegar, en una escuela de negocios auspiciada por el Gobierno de EE.UU., cuyo objetivo era reciclar directivos rusos en materias como el marketing, finanzas etc.

Casi nada más aterrizar quedé impresionado por nivel cultural, artistico y deportivo del país. Ir al teatro o a la ópera era muy asequible, con mucha oferta. Acudía a los partidos CSKA y al Dinamo (ambos en competición europea), conocí a Dainenko y a Bazarevic (ambos jugaron en España y eran representados por mi primer entrenador, Arturo Ortega) y coincidí a la salida de un partido con Andrei Kovalenko (segundo entrenador de Eremin en el CSKA). A Kovalenko le dije que me gustaría entrenar con los veteranos. Muy agradable el hombre, me respondió que me pasara al día siguiente por el entreno. Allí estaban Lopatov, Tarakanov, Zharmuhamedov (campeon olímpico del 72), Petrakov (entonces presidente del CSKA) y apareció un inmenso jugador de 2,10 y cerca de 50 años, Vladimir Zhigili (campeón mundo del 74), que se pegó un mate como si nada.

El nivel de los entrenamientos era bastante alto. En alguna ocasión les comenté a estos jugadores que un par de años antes me había enfrentado a Tkachenko, que jugó en el Guadalajara a principio de los 90. Por cierto, este jugador sigue siendo muy recordado entre los aficionados españoles y se trata de una persona muy noble y sencilla. Una vez, el hombre haciendo cola en la Embajada española los policias españoles le reconocieron y le quisieron colar, pero al buen gigante le daba cierto reparo.

Traslado a San Petersburgo

Mi siguiente trabajo fue en la ciudad de Gatchina, cerca de San Petersburgo, como director financiero de la bodega española Valdepablo, que contaba con una filial allí que fabricaba vermut y sangría para toda Rusia. Me esperaba encontrar una ciudad-dormitorio y, muy al contrario, descubrí que Gatchina era un ciudad imperial, con un parque inmenso y un palacio donde vivieron los zares.

Me alojé inicialmente en un hotel tipo soviético, perteneciente al Instituto de Física Nuclear, que contaba además, con un pabellón de deportes muy aceptable. Tengo que decir que mi jefe, Angel Luis Pablo Uriol, creó una fábrica que entonces solo hacía sangría en un lugar y en un momento muy complicados. 15 años despúes seguimos produciendo y la fábrica ha crecido espectacularmente (él, por desgracia, no lo ha podido ver) .

Nesterov (en su día rival de Abel Amón) entrando a canastaNesterov (en su día rival de Abel Amón) entrando a canasta

Un día, después del trabajo, me puse a hacer unos tiros y empezaron a aparecer chavales que me preguntaban de donde había salido y me pidieron jugar con ellos. Me enteré que tenían un equipo en la liga de la ciudad, al que me apunté. Ganamos todos los partidos facil y en la final nos enfrentamos a un equipo que nos puso las cosas más dificiles, pues tenían un espigado pivot de 2.03, pero muy joven. Era Kostantyn Nesterov, en la actualidad jugador en el Krylia de Samara de la Liga Profesional Rusa (compañero del gigante esloveno Primoz Brezec). Ganamos el partido apurados. Yo le gané la partida a Nesterov, pero al año siguiente, ya mas curtido, Nesterov tuvo ocasón de vengarse.

Había que celebrar el título (creo que era el primero de mi carrera…) y los rusos son buenos en las celebraciones. En los brindis, y se brinda muy frecuentemente, cada vez había que beberse el vaso entero … Total, que había quedado en San Petersburgo e iba con poco tiempo. La policia me paró  (yo iba andando por la calle algo contento), me detienen y me lllevan al cuartelillo… No pasó nada, comprobaron quien era y me dejaron pasar. Más allá de las típicas multas de tráfico, ya no tuve más problemas con la autoridad policial, aunque la empresa sufrió constantes visitas e inspecciones fiscales, aduanas, bomberos, control de alcoholes…

La selección de la ciudad de Gatchina disputaba una competición municipal en San Petersburgo En ese momento estabamos en 2ª categoría y logramos ascender al equipo. Además, les conseguí un patrocinador, consistente, en parte, en aportaciones mías (era una forma de devolver lo mucho que el baloncesto a mí me había dado) y parte de mi empresa. Nos llamábamos “Sangría Esta”, pues ese era el principal producto que elaborábamos entonces. Conseguimos que la TV local televisase los encuentros, que hubiera cheerleaders y que el campo se llenase. En la competicón habia un equipo de jóvenes con inmenso talento donde jugaban Vlastsev, Dmitrev y Ershov (2.20) y un jovencísimo Anton Ponkrashov. Todos ellos han llegado a ser internacionales absolutos. Otro de los equipos destacado eran de veteranos, donde jugaba Pavlov (campeón del mundo en el 74), Shetinin, Andrei Maltsev, Potapov … todos ellos profesionales unos meses antes. Maltsev incluso jugó la Euroliga (aquel año en que se escindió la competición) en un equipo creado por Capiccione y Arturo Ortega, llamado San Petersburg Lions, que en su efímera existencia se enfrentó, entre otros, al Tau Vitoria , al AEK de Atenas y al Kinder de Bolonia.

Quant a El Cau del Llop

Vaig néixer a Manlleu -Osona- un dilluns 5 d’agost de 1940, tot i que en el “Libro de Família” hi consta el dia 8 en lloc del dia 5, coses dels registradors d’aquella època, ara visc a Sabadell -Vallès Occidental-. He estudiat, he treballat, (això es historia passada i forma part de la meva vida anterior) i ara no importa ni el què ni ha on, estic feliçment casat i enamorat de la meva família, soc pare de tres fills i avi de vuit nets, exerceixo de Jubilat a plena dedicació i procuro gaudir d’aquest moment. Si veieu que el meu nom d’usuari es El Cau del Llop no es per amagar-me de res, ben al contrari, ho es per la senzilla raó etimològica de l’origen del meu cognom (mal escrit, es ben cert), però una llobera es un cau d'un llop. I com dic a la capçalera del bloc, A la recerca de valors… , i també perquè es una finestra oberta al mon que em permet participar-hi, sense interpretacions d’altres que m’ho impedeixin.
Aquesta entrada s'ha publicat en Cultura, Esports, Llengua i etiquetada amb , , , , . Afegiu a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s